Sobre taxis

A finales de julio de 2001 hube de viajar a Londres por motivos profesionales. Solicité un taxi con aire acondicionado, llegando éste sobre las cuatro y a una temperatura de 40 grados. Al entrar en el coche, no noté mucho frescor, pero el conductor me aseguró que el aire “iba puesto”. Así que me resigné a llegar a la terminal de salidas con mi camisa pegada a la tapicería del vehículo. Pero no quedó ahí la cosa, ya que cuando aún quedaban unos kilómetros para llegar a San Pablo, la exigua corriente de aire se interrumpió súbitamente, explicándome el taxista que últimamente el motor del aire acondicionado no funcionaba bien y, a veces, se paraba. Llegué empapado al mostrador de facturación y se me cobró íntegro el importe de la carrera.

Pero hablar de las penurias del taxi en Sevilla no es sólo referirnos a taxis viejos, a taxistas que se niegan a accionar el aire acondicionado porque el reglamento dice que “hay que tener instalado el servicio, pero no hay obligación de ponerlo” o porque “todavía no hace calor, hombre”, a taxis en paradas a pleno sol, a empeorar resfriados porque las ventanillas van abiertas en invierno, o a que el taxímetro no esté visible, o a que la persona que llamo por mi móvil esté obligado a escuchar cante flamenco o a Gomaespuma a todo volumen. Espero que se redacte un nuevo reglamento del taxi que no solamente sirva para limitar las “huelgas patronales”.

 

El correo de Andalucía 24 de abril 2006.

Otros artículos de interés